Rock & Roll

Recomendación musical: Blue & Lonesome – The Rolling Stones
Libro de la semana: Dream a Little dream. Kerstin Gier.

Escuchando el nuevo disco de los Rolling Stones me ha hecho recordar el porqué de mi particular gusto por el rock. A los catorce años y en medio de la tan espantosa etapa de la secundaria, me encontraba “vacía” por decirlo así. No tenía un pasatiempo ni mucho menos algo en lo que pudiera enfocarme, además de la escuela y los estudios.
Supongo que fue en ese momento en el que lo escuche por primera vez. Nunca lo voy a olvidar. Platicando con varios compañeros de aquel entonces, vi a lo lejos a una amiga, sentada con sus “walkman” a todo volumen, sin saber porque me acerque y por primera vez escuche esa voz. Anormal para mi conocimiento, ese uso de la guitarra tan frenético y esa batería tan rara.

-¿Qué es? -Pregunté.
-Son los Stones. Los Rolling Stones.

¡Y zaz! Todo cambio. Empecé comprando discos piratas, de esos que traen chorrocientas canciones y no se escuchaban bien, si, de esos que después de varias reproducciones tenías que limpiarlos con un papel para que se reprodujera. Si de esos. Incluso me sentaba junto a la grabadora para (valga la rebuznancia) grabar las canciones que pasaban en la radio local; desde los Stones hasta los Beatles pasando por Led Zepellin, ¡Incluso Pantera!
Porque, enfrentémoslo, para los finales de los noventa y para una mocosa de 14 años era imposible conseguir un disco con música en inglés y más cuando en tu ciudad lo más popular eran los Tucanes de Tijuana. No me malinterpreten, no hago menos los diferentes géneros (excepto por el reggaetón, ese sí), creo firmemente que toda la música es hermosa sin importar el tipo. Pero volvamos a lo importante. El rock. Durante los años siguientes empecé a conocer más y más grupos, bandas, solistas, cantantes, como quieran llamarlos. Pase del rock al blues, del alternativo al gótico llegando al metal o hasta el trash. Simplemente todo aquel que tuviera una buena guitarra o batería que pusiera mi piel de gallina, lo consideraba bueno.
Puedo enfrascarme y escribirles sobre este tema por páginas y páginas hasta que se me acaben las ideas o simplemente hasta que me canse, pero ese no es el punto. Supongo que la pregunta aquí sería ¿Y a mí que me importa? Buen punto. Y la respuesta sería: el rock es mi musa. Desde trabajos escolares, profesionales o incluso mi pasatiempo de escribir “novelas”, siempre tiene que haber una canción. Ya sean los Stones, Hendrix, Sinatra o el mismísimo rey Preasley, siempre hay una especial para cada momento. Sin importar como te sientas o lo que estés pensando, siempre habrá una canción de rock lista para ese momento. Incluso si no sabes inglés o si no sabes que rayos dicen, la sola música te acompaña. Piénsalo bien.

¿Estas trise? Dust in the wind (Kansas)
¿Valiente? Eye of the tiger (Survivor)
¿Romántico? I put a spell on you (Nina Simone)
¿Independiente? It’s my life (Bon Jovi)
¿Molesto? Chop Suey! (System of a Down) A todo volumen de preferencia.

No sé cómo los escritores se inspiren, ni siquiera me considera una escritora como para decirles miles de razones con ideas bien argumentadas, pero supongo que al final todo se puede describir en una sola frase:


I LOVE ROCK AND ROLL.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un nuevo comiezo (Fanfiction 50SOG)

Semana Santa